tutoriales

Mini invernaderos para plantas

Los invernaderos son estructuras con diversas formas y materiales que buscan generar condiciones de temperatura y humedad optimas para las plantas, en especial en épocas de invierno o si la zona donde vives tiene constantes heladas.

Así que ya no habrá más excusas para no tener tu huerta. Tenemos la idea de los grandes invernaderos, donde podías habitar, pasear, cultivas y vivir todo el jardín. La verdad es que hoy te mostraremos que puedes hacer mini invernaderos para grupos de plantas o incluso para una planta (poniendo una bolsa transparente sobre la planta en una maceta), ya que el objetivo esta vez no será recrear un ambiente o gran espacio habitable si no crear o mantener las condiciones ambientales propicias para que tus plantas crezcan plenamente.

Los invernaderos puedes pensarlos para múltiples beneficios:

– Protección contra lluvia y viento

– Protección de la radiación solar

– Protección contra el frío

– Protección contra plagas y enfermedades

– Mantener humedad

Según sea tu necesidad la lógica básica puede tener algunas variaciones.

Criterios generales

Tipo de invernadero: No todos los invernaderos son iguales ya que en todo el mundo tenemos distintas regiones con distintas temperaturas, hay invernaderos en zonas fría que se usan para proteger del frío en otras zonas se busca proteger del sol, ya que el exceso del calor es lo que impide el éxito de la cosecha. Debemos tener claro cual será la función que asignaremos a este mini invernadero, para que nuestra intervención sea un éxito.

Formas y dimensiones: La dimensión dependerá del tamaño que quieras abarcar, si es cubrir un grupo de plantas en una huerta, es una maceta o es un espacio en el jardín que te permita trabajar en el interior, etc. Respecto a la forma lo que es importante es tener conciencia del lugar donde vivimos, si es un lugar lluvioso la techumbre sea convexa o lisa debe tener pendiente para que la lluvia resbale y no se junte, esto es muy importante, ya que si no en vez de un invernadero conseguiremos la acumulación de aguas lluvias, que es muy bueno pero no es nuestro objetivo. Para esto debes usar planchas de policarbonato o polietileno muy tensado.

Estructura: Puedes trabajar con madera, pvc o metal, todos estos materiales te servirán para armar una buena estructura, si tu mini invernadero está pensado para albergarte a ti trabajando durante el invierno en tus esquejes o huerta te recomendamos que trabajes con madera o metal, para que la estructura sea firme, piensa si llueve o si hay vientos fuertes, debe ser resistente a cualquier condición adversa.

Recuerda dar una correcta terminación en la base del invernadero, para que no se pueda filtrar por ahí el agua o que ingresen insectos si la llegada es irregular. Si tu invernadero será fijo sobre un grupo de plantas recuerda pensar y dejar una puerta cómoda para poder manipular las plantas.

Material que cubre: Como criterio básico debemos pensar en un material traslucido, para que entre luz, recordemos que las plantas necesitan del sol para hacer fotosíntesis y para vivir. Dentro de la gama de materiales elegiremos el que nos convenga según la función del invernadero:

– Protección frio, lluvia y viento: Debemos usar un material permeable como vidrio, polietileno,  policarbonato, la idea es impedir el ingreso del aire frio. Dependiendo del clima del lugar tenemos 2 opciones:

1. Cubrir todas las paredes y techumbre con un material impermeable para que no pase el viento frio y crear un clima protegido y cálido en el interior. Esto para zonas de frio extremo.

2. Cubrir el techo con un material impermeable que proteja principalmente de la lluvia y las paredes o parte de ella combinando material permeable e impermeable, esto para que cuando llegue el verano el invernadero se pueda usar y no se convierta en un horno. Dentro de las telas impermeables, puedes usar mallas para insectos o sombre.

– Protección para sombra: En zonas donde el problema es el exceso de radiación solar se hacen invernaderos para generar sombra, para esto usaremos la típica malla rachel, que ofrece distintos porcentajes de sombra. Esta tela permitirá que circule el aire, y que el sol no sea tan pesado. Además impedirá el ingreso de algunos insectos. La malla debes ponerla distante de la planta, permitiendo que ingrese la luz, la idea es generar sombra por un tema de temperatura y radiación, pero recuerda que las plantas siempre necesitan de luz.

– Protección insectos: Existen mallas similares a las de sombra pero con un punto mucho más tupido y pequeño la idea es impedir el ingreso de plagas como pulgones, mosquitos, caracoles, etc.

Ya con la llegada del invierno, las lluvias en el sur y las heladas a lo largo de todo el país esperamos que puedas  poner en práctica estos datos para cuidar tus cultivos o flores. ¡Mucha suerte!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *