ideas

INJERTOS FRUTALES

Tal como les contamos en la nota Labores de diciembre, este mes ofrece excelentes oportunidades para hacer diferentes tipos de multiplicación en el jardín: esquejes, acodos aéreos o siembras. Pero hay algo más… ¡bienvenidos sean los injertos frutales!, que en medio de una temporada perfecta para su realización, representan una labor que te invitamos a descubrir en detalle.

¿Qué es un injerto?

El injerto es un método de propagación de especies vegetales. Su función consiste en unir el tejido de una especie vegetal a otra ya establecida, formando finalmente una sola planta. En este caso, tendremos una planta de especie “A”, a la que llamaremos ‘patrón’, y que aportará el soporte y la raíz. Posteriormente, a la otra especie “B”, la llamaremos ‘variedad’, y será la que contribuya con los frutos.

El ‘patrón’ debe ser una especie resistente a las condiciones climáticas del lugar, porque prestará soporte a la ‘variedad’, para que a través de su estructura, se pueda reproducir y dar los frutos.

¿Para qué hacemos injertos?

El injerto se usa para propagar especies que no son capaces de producir semillas viables en determinadas condiciones ambientales. Para ello se injerta una ‘variedad’ en un ‘patrón’ o planta base, que por ejemplo, resista al clima de una determinada región, como ocurre con los paltos, que deben tolerar temperaturas heladas.

Los injertos también se usan en especies que producen muy pocas semillas, o en especies que no responden bien la propagación por estacas.

Los requisitos para realizar un injerto son:

– El ‘patrón’ y la ‘variedad’ deben ser compatibles, y no todas las especies son compatibles.

– Ambas partes del injerto deben estar en perfectas condiciones sanitarias, y además deben ser ejemplares representativos de su especie.

– Aunque estemos en época para injertar gran parte de los frutales: ¡siempre debes consultar por tu especie en particular!, asegurándote que injertas en la época correcta, ya que esto influye directamente en el éxito del procedimiento.

 

Tipos de Injertos

Existen 2 tipos:

1- Yema: se injerta sobre el patrón una yema.  Dentro de ese tipo encontramos:

1.1.: Escudete o en T

1.2.: Placa

1.3.: Chip

2- Púa: se injerta sobre el patrón una púa, es decir, un trozo de tallo que lleva varias yemas. Dentro de ese tipo encontramos:

2.1.: Lateral

2.2.: Corona

2.3.: Hendidura

2.4.: Inglés

Consejos finales:

En primavera se realizan prácticamente todos los injertos de púa. A fines del verano van muy bien los de yema, específicamente escudete y chip.

Como hemos dicho, debes asegurarte muy bien de que sea la época y la técnica correcta para tu árbol o arbusto frutal.

Atentos a las próximas notas, porque seguiremos profundizando tutoriales para injertos. Investiga primero la situación de tu jardín, para posteriormente poder aplicar los que te recomendamos en los tutoriales de nuestro Blog Jardín.

¡Mucha suerte!

2 comentarios

  • Katherine Ramos

    muy bueno ..pero falto mas explicación , como que tierra usa , cuanto tiempo, como se protege

    • admin

      Hola Katherine, así es, esta nota es solo una introducción a los injertos de frutales, durante el año iremos desarrollando una a una las técnicas. Saludos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *