ideas

FLORES DE CORTES PERENNES

IMG-FLORES03

Inspirados en el mes del amor, veremos un primer capítulo de flores de corte. Las flores de corte son arbustos, bulbos o herbáceas que cultivas y por la belleza de sus flores las cortamos para hacer arreglos florales.

Hoy veremos flores de cortes perennes, es decir, el follaje de la planta permanece durante todo el año, pudiendo ocupar un espacio protagónico en tu jardín.

Debes pensar muy bien la ubicación de las plantas destinadas al corte, generalmente estas especies necesitan de muchas horas de sol, al menos 6, y debes tener fácil acceso a ellas para realizar los cortes.

Lavandula angustifolia (Lavanda, espliego)

IMG-FLORES02

Origen: Región mediterránea

Exposición solar: Necesita de bastante luz y sol. No florece bien en espacios de sombra.

Tipo de hoja: Perenne

Velocidad de crecimiento: Crecimiento rápido. Puede alcanzar hasta 1,2 metro de diámetro y altura.

Floración: Florece en verano, formando espigas de unos 15 cm con pequeñas flores violetas o celestes.

Características ornamentales como flor de corte: Flores muy aromáticas de color violeta o celeste intenso.

Resistencia a las heladas: Resiste heladas, pero estas no deben ser prolongadas en el tiempo. Le acomodan mucho los climas soleados.

Tipo de suelo:  Necesita un suelo de tipo secano, calcáreo, arenoso y no tan húmedo.

Si el sustrato quieres prepararlo tú mismo (a) puedes usar tierra vegetal o de jardín 60%, compost 20% y arena de lampa 20%.

En caso que plantes tu lavanda en maceta, te recomendamos usar el sustrato para macetas. Elige una maceta de tamaño mediano, de unos 35 cm de diámetro y profundidad para que pueda alcanzar un buen tamaño.

Riego: Esta especie necesita un riego regular y lograr que la tierra se seque entre riego y riego. Lo mejor es dar un riego por goteo, evitando el por aspersión. En ambientes muy húmedos tiene mal crecimiento y puede provocar pudrición de sus raíces.

Fertilización: Usa un producto cada 15 días durante el periodo de floración.

Abonos: Abona la tierra cada 3 meses. Suelos demasiado fértiles hacen que la lavanda pierda su fragancia. Es muy importante mullir la tierra.

Trasplante: Se puede trasplantar cuando no esté en floración.

Cosecha: Para obtener las varas florales de tu lavanda o cosecha floral, debes realizar una poda simple, eliminando tallos con flor (según la altura que tu desees). Es bastante fácil esta planta porque resiste muy bien la poda.

Poda: Siempre elimina flores marchitas, hojas amarillas, enfermas y/o muertas. Cuando la lavanda termina de florecer, se debe realizar una poda intensa de rejuvenecimiento. Hay que rebajar 20 cm a todo el follaje. El primer año se podan los botones florares para privilegiar el crecimiento del follaje y estructura arbustiva en vez de la floración.

Propagación:

Esquejes: Se toman esquejes de verano de unos 10 a 12 cm y se plantan con enraizante. La rama seleccionada no debe tener flores, solo hojas. Plántalas directo en una maceta o enalmacigo en un espacio muy iluminado, alejado de las temperaturas extremas. También puedes recoger esquejes en otoño.

Semillas: Se pueden plantar en primavera, se recomienda dejarlas en remojo durante un día.

Dianthus caryphyllus (Clavel)

IMG-FLORES04

Origen: Cuenca mediterránea

Exposición solar: Necesita de bastante luz y sol. No florece bien en espacios de sombra.

Tipo de hoja: Perenne

Velocidad de crecimiento: Crecimiento rápido. Alcanza entre 45 y 60 cm de alto y diámetro.

Floración: Florece en verano durante casi todo el año. La floración comienza a los 5 meses de la plantación.

Características ornamentales como flor de corte: Las flores son grandes, de unos 4 cm aproximadamente. Los colores típicos van desde el rojo, al blanco, pasando por el rosado, amarillo, naranjo y bicolores. Existen variedades hibridas que juegan con más colores y con posibilidad de flores dobles.

Resistencia a las heladas: No resiste heladas, éstas deforman los pétalos. Le gustan los climas entre los 10°C a los 24°C.

Tipo de suelo:  EL suelo debe muy rico en materia orgánica y muy poroso, para tener un buen drenaje. Le gusta un pH entre 6,5 y 7,5. Podemos usar una mezcla para macetas o una mezcla que contenga 60% compost y 40% de arena de lampa.

Riego: Riego abundante sin encharcar ni asfixiar de agua.

Fertilización: Usa un producto cada 15 días durante el periodo de floración.

Abonos: Abonar con turba o compost todos los meses.

Cosecha: Para obtener claveles debes realizar una poda simple eliminando tallos con flor, según el largo que desees. Es bastante fácil esta planta ya que resiste bien la poda.

Poda: En el clavel se realiza el pinzado, que consiste en el corte de los brotes para que la planta ramifique y de más flores. Se debe realizar el corte lo más arriba posible para que la planta de más flores. Si se hace muy bajo no florecerá abundantemente. Se debe realizar cuando la planta alcance más de 6 nudos, por sobre el 5°to o 6°to nudo. Luego de 30 a 50 días de este primer corte, se realiza un nuevo corte sobre las ramificaciones nuevas. El corte se hace por encima del 3er número.

Propagación:

Por semillas en primavera, éstas tardan de 2 a 3 semanas en germinar en un ambiente cálido.

Por esquejes, se toman esquejes de 10 cm de una planta sana y joven, sin flor. Se conservan frío durante 2 meses, luego se plantan en un invernadero, lugar resguardado de frío o calor extremo. Con enraizarte, en una mezcla de 75% perlita + 30% turba a una temperatura de 20°C. El enraizado debe tardar alrededor de un mes.

Achillea millefolium (Milenrama)

IMG-FLORES01

Origen: Europa, Bélgica y Francia

Exposición solar: Pleno sol o semisombra le van bien.

Tipo de hoja: Herbácea rizomatosa perenne

Velocidad de crecimiento: Crecimiento rápido. Alcanza hasta 1m de alto y diámetro.

Floración: Florece desde principios de verano hasta otoño. Tiene flores blancas, amarillas y violetas.

Características ornamentales como flor de corte: Las flores pequeñas a distancia simulan un bordado, se puede usar como flor principal del ramo, flor única o como fondo del ramo. Las flores se pueden usar secas o frescas.

Resistencia a las heladas: Resiste muy bien las heladas, hasta -15°C,

Tipo de suelo:  No es exigente en suelo, vive naturalmente en suelos pobres. Para cultivar nuestra Achillea usaremos mezcla para macetas o 70% tierra del jardín harneada o tierra vegetal, 30% de compost. Se puede utilizar arena de lampa en caso de que el suelo sea muy arcilloso.

Riego: Es una planta resistente a sequia. Se debe regar frecuentemente en pocas dosis, sin encharcar.

Fertilización: Usa un producto cada 15 días durante el periodo de floración.

Abonos: Abonar con compost todos los meses.

Cosecha: Se cortan los tallos una vez que se han abierto las flores. Estas se pueden usar frescas o las podemos secar, juntando un grupo de flores, formando un ramo y luego colgándolas boca abajo.

Poda: Se poda en otoño con un rebaje general dejando unos 20 cm de la mata, para que se renueve y crezca con fuerza en primavera.

Propagación: A comienzos de primavera por semillas o por división de matas.

¿Nuestros elegidos? 

SKU-flores

¡Mucha suerte!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *