ideas

CULTIVO KALE

Imagen-interior--

Cultivo Kale /Brassica oleracea var. Sabellica

El Kale o col rizada es una hortaliza que se ha vuelto muy popular el último tiempo debido a la cantidad de propiedades nutritivas que posee. El Kale es primo del repollo, el brócoli y la coliflor, por lo que su cultivo durante el invierno es posible. No dudes más, ¡debes tener kale en tu huerta!.

Tipo de suelo:

Al kale le gusta un suelo bien nutrido, ligero y con buen drenaje, para esto usaremos una mezcla de turba, compost y perlita, en partes iguales. Recomendamos hacer la siembra en almácigo y luego pasar los plantines a suelo definitivo, cuando estos alcancen 15 cm. aproximadamente. Las semillas las plantamos entre 0,5 y 1 cm. de profundidad.

También puedes probar con la mezcla lista para huerto casero.

Para el desarrollo de la planta necesitamos 50 cm. de diámetro y 40 cm. de profundidad como mínimo.

Sol: Necesita un sol suave. Sol de mañana. Debemos controlar que no reciba rayos UV muy fuertes que quemen las hojas.

Heladas: Es una planta muy resistente a las heladas, aunque con nieve y exceso de frío las condiciones de crecimiento serán mucho más lentas.

Riego: Se debe mantener la humedad, reacciona mal ante sequía.

Siembra y cosecha:

– Siembra: Sugerimos en invierno hacer plantación de Kale en almacigueras, usando la mezcla de tierra mencionada anteriormente. También recomendamos el uso de “Tierra mágica” como sustrato, a base de turba spaghnum, una tierra muy nutritiva para la fase de germinación. También incluye maceteros de turba prensada para las almacigueras

Las temporadas de siembra pueden ser en verano para cosechar en otoño-invierno y en invierno para cosechar en primavera y verano. Las semillas deben ser plantadas entre 0,5 y 1 cm. de profundidad, para trasplantarlas a tierra definitiva cuando la planta alcance los 15 cm.

El espacio de desarrollo definitivo necesita un diámetro mínimo de 50 cm. para cada planta y un espacio libre de altura de 1,5 m.

Luego de 5 a 6 meses de cultivos podemos cosechar las hojas. Para la cosecha debemos arrancar las hojas desde el exterior, esto ayudará al crecimiento de más hojas. No es necesario arrancar la planta de raíz si tendremos el cultivo en casa.

Plagas y enfermedades:

En general es un cultivo muy resistente a plagas y enfermedades. Sin embargo, lo más típico es que se vea atacado por pulgones en primavera y verano. También presenta la oruga de la col. Frente a estas plagas recomendamos usar insecticidas biológicos, ya que es un cultivo de consumo.

Si sigues todas estas recomendaciones del cultivo y uso correcto de la Kale en tu huerta, podrás disfrutar de esta contundente hortaliza y llevarla a tu mesa con la mejor preparación.

Imagen-interior-2 (1)

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *