ideas

CULTIVO DE RÚCULA

interiores_imagenes-easy_rucula_

La rúcula es una exquisita hortaliza, con un leve gusto amargo especial para dar un toque a tus ensaladas de hojas verdes, o acompañar carnes. Se puede cultivar durante todo el año ya que se adapta bien a todos los climas, resistiendo incluso heladas con la respectiva protección. Este primavera es ideal para que cultives tus rúculas.

Tipo de suelo:

La rúcula se adapta bien a todo tipo de suelos, aun así prefiere suelos con buena materia orgánica que sean sueltos y con buen drenaje. Este último, es vital para que no se ahogue la raíz en caso de exceso de agua. Usaremos en caso de cultivar en macetas tierra para maceteros, y en caso de que hagamos una huerta en tierra, mejoraremos la tierra añadiendo compost y arena de lampa, además de tierra de jardín harneada.  En partes 3:1:3 compost, arena de lampa, y tierra de jardín.

Sol: La rúcula necesita de bastante luz, debe estar al sol y aún así debes protegerla de que le llegue sol en exceso porque se puede quemar y además puede hacer que las hojas queden demasiado amargas. Por esto lo mejor es su cultivo en primavera, porque el sol es un poco más suave. Un buen sol para la rúcula es el de la mañana, que es un poco más suave.

Una temperatura ideal para esta planta es un ambiente cálido que vaya desde los 15 °C. Es capaz de soportar heladas -°C, pero la planta puede presentar problemas de crecimiento.

Riego: Necesita mantener la humedad, para esto es bueno dar riegos regulares moderados. Sin encharcar.

Siembra y cosecha:

Se recomienda hacer la siembra en primavera, puedes hacerla en almácigo o en suelo directo. Cuando la siembra es en almácigo, planta la semilla a unos 2 cm de profundidad, no más que eso. Pon más de un semilla por cada espacio. Cuando las hojitas alcancen unos 10 cm y se vean fuertes las puedes trasplantar a tierra. Considerando que cada planta necesita un diámetro de 30 cm aproximadamente.

En caso que se haga el cultivo en suelo directo, se deben plantar las semillas a una distancia de 25 cm cada una.  Pon más de una semilla por cada planta para asegurar que la semilla germine. La temperatura óptima para que las semillas germinen es entre 21 °C y 25 °C.

Luego de 5 semanas, ya puedes cosechar la rúcula. Para mantener la planta y no extraerla completamente por la cosecha, la mejor forma es ir quitando las hojas exteriores a ras de suelo con una tijera. Mientras más jóvenes las hojas menos amargas serán.

Puedes dejar alguna de tus rúculas hasta que den flor para poder extraer las semillas y volver a sembrar. Las flores de la rúcula también son comestibles.

Plagas y enfermedades:

En general es una planta muy resistente a plagas y enfermedades.

Puede verse  atacada por pulgones, que atacas con un insecticida:

Por orugas, que combates con insecticida:

Y por hongos que provoquen roya u oídio, como enfermedades  más comunes. Esto lo trataremos con un fungicida. Anímate con tu rúcula, es un cultivo muy sencillo y fácil de mantener.

Guía de productos recomendados. Busca estos productos y más en easy.cl 

SKU_productos_interiores_imagenes-easy_rucula

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *