ideas

CUIDADOS NATURALES

post_13__2__interiores_imagenes-easy

Plagas y distintos tipos de enfermedades pueden afectar a plantas y hortalizas, por lo que se debe estar siempre atento para identificar las primeras señales de alerta.

¿Cómo examinar?

La planta debe ser revisada en detalle y cada una de sus partes por separado. Por ejemplo, en las hojas hay que observar tanto el borde como el dorso y la cara, ver si presentan cambio de color o texturas; y en los tallos, observar daños, costras, insectos adheridos o algún tipo de secreción. En el caso de las flores, sus pétalos; mientras que en las raíces, hay que estar pendiente de que éstas no sobresalgan de la superficie o si la tierra que la rodea no está muy compacta. Con toda esta información podremos enfrentar mejor cada situación.

Remedios naturales

Apenas se detecta cualquier problema, podemos aplicar distintos tratamientos con sustancias naturales. Estos solo funcionan en una primera etapa de la infección, pero si se ha masificado es necesario aplicar los productos convencionales que se encuentran en el mercado:

Contra los hongos: En un recipiente parcialmente tapado, macerar tres ajos completos en
un litro de agua durante 24 horas. Colar y pulverizar la zona a tratar dos veces al día, en la mañana y en la noche. Aplicar durante
una semana.

Contra babosas y caracoles: El café es uno de los principales enemigos de estos insectos. Preparar una taza de café bien cargado y diluirlo en un litro de agua. Rociar bien la tierra de las plantas, asegurándote que quede bien impregnado. Repetir dos veces a la semana.

Contra mosca blanca, ácaros y larvas: Se puede utilizar una solución de aceite vegetal y jabón líquido. Mezclar dos tazas de aceite con 1/2 taza de jabón líquido neutro en un frasco. Agitar bien hasta que quede blanco. Diluir una cucharadita de esta preparación en un litro de agua y rociar por toda la planta una vez al día, temprano en la mañana o en la tarde. Esta mezcla dura alrededor de tres meses, si se conserva en un lugar seco y fresco.

Mayor resistencia a plagas: La manzanilla
es perfecta para fortalecer las distintas especies. Debes hacer una infusión con 25 gramos de manzanilla en cinco litros de agua. Dejarla reposar por 15 minutos, colar y aplicar directamente sobre las plantas.

Especies defensoras: También existen ciertas plantas que tan solo por estar en el jardín, ayudan a evitar la llegada de ciertos insectos. Contra los mosquitos puede ser albahaca o jazmín. Contra la mosca blanca la caléndula. La menta y la lavanda para las hormigas. Romero para el pulgón. Orégano contra moscas, entre muchas otras.

Buena compañía: No todos los insectos afectan negativamente nuestro jardín
o huerto, sino que hay algunas especies que se pueden aprovechar para controlar las plagas. Por ejemplo, las chinitas comen pulgones, ácaros y moscas blancas. Para atraerlas sólo hay que sembrar margaritas, cilantro, girasol o milenrama. Las crisopas –que ayudan a controlar los pulgones, larvas y orugas– llegan gracias a especies como vara de oro o milenrama, entre otras flores.

En el mercado también es posible encontrar alternativas listas, como puede ser el control natural para pulgones de Roots Garden, una solución desarrollada en base a extractos vegetales y que mantiene las plantas libres de insectos, o el fungicida contra hongos foliares de la línea Eco Opción de Anasac, un producto de origen natural a base a extractos de cítricos. Estas son solo algunas de las opciones disponibles en Easy.

Polinización

Así como hay especies que pueden repeler a ciertos insectos indeseados, hay otras que logran atraer a los que facilitan la polinización, proceso fundamental si es que queremos que nuestro jardín se llene de vida. Aquí no
hay reglas fijas, debes procurar tener una gran variedad de color en tu jardín para atraer a los polinizadores. Algunos de ellos son las mariposas, dípteros, abejas y abejorros.
Lo importante es elegir variedades de plantas que florezcan en distintas estaciones para mantener flores durante los 365 días del 
año. Para facilitarles el trabajo a estos pequeños ayudantes, intenta plantar las especies en grupos, además de elegir zonas soleadas ya que los insectos prefieren
flores llamativas y bien iluminadas. Algunas de las plantas que facilitan el proceso de polinización son:

Diente de león: Planta perenne de tallo profundo y muy grueso. Su flor es de un color amarillo que al madurar forman un conjunto de pelos blancos similares a las plumas. Se da bien a pleno sol o con un poco de sombra. Florece en primavera.

Abutilón: Arbusto alto de follaje persistente. Crece rápido, necesita mucho sol y florece todo el año.

Jazmín: Arbusto perennifolio de flores muy aromáticas. Necesita sol pleno para una floración adecuada.

Lavanda: Arbusto perenne muy resistente. Se da muy bien a pleno sol. Florece entre primavera y verano.

Crisantemos: Híbrido de distintas variedades, con flores en una amplia paleta de colores. Su crecimiento es moderado. Se da bien a media sombra y florece

Rosas: Planta arbustiva de muchos colores y texturas. Crece rápido y necesita pleno sol. Florece principalmente entre la primavera y el verano.

post_13__1__interiores_imagenes-easy

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *