ideas

COMPOST EN PRIMAVERA

post_12__2__interiores_imagenes-easy

Día a día se desechan toneladas de desperdicios, sin saber que la gran mayoría de esos elementos podrían ser reutilizados a través del reciclaje de objetos y, en el caso del material orgánico, ser utilizado como fertilizante natural gracias al compostaje. La primera alternativa está cada vez más arraigada en la conciencia colectiva, existen puntos de reciclaje y desde muy temprano se les enseña a los niños a reciclar. Mientras que el compostaje se ha ido interiorizando de a poco.

Muchos piensan que puede ser un problema acumular los residuos orgánicos y que es sinónimo de la llegada de insectos indeseados y de malos olores. Pero eso es producto de la falta de información. Un compost bien hecho es puro beneficio. Algunas de sus ventajas:

-Es una manera de recuperar y de reciclar recursos naturales.

-Disminuye la cantidad de residuos sólidos, evitando problemas como la contaminación de suelos producto de la descomposición en vertederos.

-Es un fertilizante natural que corrige y mejora la estructura del suelo.

-Protege el suelo de la erosión, de la sequía y la contaminación.

-Los nutrientes se reutilizan y regresan a la tierra mejorando la calidad de las plantas.

-Reduce la pérdida de agua provocada por la evaporación.

-Aumenta la resistencia de las plantas ante las plagas.

-Su pH neutro permite usarlo en especies delicadas.

Y como si fuera poco, es una excelente forma de educar acerca del medio ambiente. Solo necesitamos reutilizar los desechos que se generan tanto en nuestras casas como en el jardín, que también hace un aporte importante a través de hojas secas y frescas, pasto y pequeñas ramas que elimina de forma natural o a través de la poda. Todos estos elementos son necesarios al momento de crear una compostera.

¿Qué es el compost?

En términos simples, es el resultado de una degradación controlada de material orgánico producida por microorganismos. Un tipo de “tierra” que se hace en base a desechos orgánicos, pero no es cualquier tipo de tierra, ya que gracias a ella el jardín tiene altas probabilidades de crecer y desarrollarse con gran éxito. Es un excelente abono para plantas gracias a sus nutrientes. Otros
de sus beneficios es que permite mantener húmedo el suelo e incluso puede cumplir la función de bactericida. Lo mejor de todo, es que es gratis y lo puedes hacer en tu casa.

La Compostera

Si bien existen distintas alternativas de acuerdo a la superficie que se quiera destinar al compostaje, la más común de todas es la compostera doméstica. Para conseguirla puedes utilizar cualquier tipo de contenedor –una simple caja de madera o plástica– que debe contar con orificios para facilitar la aireación. Pero para hacerlo todavía más fácil, existen distintos formatos en el mercado de acuerdo a las necesidades. En Easy contamos con diferentes modelos que varían en tamaño y funciones para que concretes con éxito este proyecto.

¿Cómo conseguirlo?

Primero debes pensar bien dónde quisieras tener tu compostera, lugar donde se producirá el compost. Puedes fabricarla a partir de materiales reciclados o comprarla hecha. El espacio lo determinas tú. Puede ser incluso en una pequeña caja de madera o plástica. Lo que importa es que cumpla con algunas característica fundamentales como:

– Que cuente con ventilación lateral

– Que su base esté en contacto directo con la tierra para facilitar la entrada de organismos que viven ahí, los que ayudarán al proceso de descomposición.

Que sí y que no

Es fundamental entender que, para que el proyecto salga adelante, se deben tener ciertos cuidados como no incluir cualquier elemento. Para conseguir un buen compost debes lograr el equilibrio entre materiales húmedos y secos, tanto de la cocina como del jardín.

Hojas frescas y secas, restos de pasto, maleza, vegetales, té y café, ramas pequeñas, pan añejo, cáscaras de huevo y frutos secos, cuescos, arroz, pastas, cartón y papel son solo algunos de los componentes de un compost.

No

Mientras que entre los elementos que debes evitar se encuentran carnes, cualquier producto derivado de la leche, aceite de cocina, plantas enfermas, papel impreso a color, arroz o aserrín. Estos componentes pueden atraer plagas, hongos, bacterias, animales e insectos indeseados, además de traspasar químicos tóxicos o alterar la humedad de la composta.

Tal vez

Las nueces, cítricos, tomates podridos, cartón corrugado y los embaces de cartón para huevos son algunos elementos que están permitidos pero en bajas cantidades, ya que contienen ciertos elementos que pueden arruinar nuestro compost.

Medidas y proporciones

Una vez seleccionados, debes
ir alternándolos de la siguiente forma: primero la materia verde (plantas frescas hierba o lo que sale de la poda de árboles y arbustos, pasto y los desperdicios de la cocina) y luego una capa de materia seca (como hojas secas, ramas o cartón). Ésta última debe tener el triple del volumen de la primera capa.

Humedad

Se debe mantener una humedad cercana al 60% durante las
primeras etapas del proceso, ya que los organismos encargados de la descomposición necesitan una cierta cantidad agua para desarrollar
su actividad como corresponde. Para saber si el grado de humedad
es el ideal al interior, se puede introducir el palo de la escoba, el que
no debe salir con restos de compost pegado. Si la mezcla está muy húmeda, es señal de que los elementos se pudrirán favoreciendo el mal olor; mientras que si está muy seca, nunca se conseguirá el proceso de descomposición. Siguiendo la proporción antes señalada se logrará que el proceso avance favorablemente.

Temperatura

Es necesario controlar la temperatura durante el proceso de compostaje. Esta sube rápidamente en las primeras etapas alcanzando fácilmente
los 65o C. No debe llegar a valores más altos, ya que eso terminaría
por eliminar la mayoría de los microorganismos encargados de la descomposición y tendríamos que rehacer el montón. Una buena oxigenación y correcto nivel de humedad nos permiten tener la temperatura correcta. Ésta siempre se debe medir al interior. Para hacerlo, lo ideal es utilizar un termómetro de alcohol de hasta 100 ºC, que es más seguro que el de mercurio. Pero en caso de no contar con uno se puede atar el termómetro tradicional al extremo de una caña o escoba vieja, cuidado que no se rompa ya que arruinaría la mezcla.

La importancia del oxígeno

No hay que olvidar que, además de mantener un equilibrio entre material seco y húmedo, es importante agregar otro elemento fundamental para conseguir un buen compost: hablamos
del oxígeno. Este permite la aireación de los microorganismos encargados de la descomposición. Para conseguirlo puedes usar cualquier herramienta de mango largo que permita airear la mezcla a medida que se vayan agregando nuevos restos al compostaje o
por lo menos, hacerlo una vez
a la semana. Esta herramienta debe poder traspasar la mezcla hasta el fondo e ir removiendo
y aireando a su paso. Dentro
de las alternativas existentes, el bastón aireador es una de las más adecuadas.

Tiempos

Si hay algo claro en este proceso, es que se necesita cierta
cuota de paciencia ya que la descomposición es más bien lenta. Pero si se quieren tener resultados en el menor tiempo posible –alrededor de unos tres
a cuatro meses– es fundamental cortar en trozos muy pequeños cada elemento que se vaya a agregar y ojalá incluir todos los materiales de una sola vez, ya que al ir agregando más componentes, se termina por retrasar más el proceso. Te aconsejamos tener dos composteras de forma simultánea para que en una acumules el material y en la otra, vaya formando el compost final.

Tips

1. Mientras más pequeño sea el material a compostar, más rápido será el proceso.

2. Si estamos en invierno es recomendable cubrir la compostera con un plástico para que la mezcla no pierda calor.

3. El resultado final es de color café oscuro y con un agradable olor a tierra.

4. Desde que comienza el proceso de descomposición, la mezcla es perfecta para utilizarlo en cualquier tipo de planta o huertos, teniendo distintos beneficios dependiendo del nivel de degradación.

5. Cuando tengas
el compost final no te olvides de mezclarlo con tierra de tu jardín, ya que puede contener componentes muy fuertes para algunas especies. ¡Ya tienes suficiente material para fertilizar tu jardín de forma natural!

post_12__1__interiores_imagenes-easy

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *