familias de plantas

PERGOLAS Y TREPADORAS

Las pérgolas son un elemento de uso extenso debido a que son muy versátiles y existen en variedad de diseños. Desde las más pequeñas hasta las de mayor tamaño, ubicadas en zonas de recreación, plazas públicas y jardines, nos brindan una excelente integración paisajística. Se encuentran en diferentes estilos y tamaños: pérgolas de madera, plásticas y otras de metal. La selección dependerá del espacio que dispongas y tus preferencias personales en diseño. Conoce todo lo que debes saber para instalar una pérgola en tu hogar.

Una pérgola es un elemento arquitectónico y estructural, que está compuesto por un espacio rodeado por columnas que soportan vigas que sujetan un techo abierto donde se cultivan especies trepadoras. Son comúnmente usadas para protección de zonas de tránsito, definen espacios, como lugares de estar, consolidan miradores, orientan la mirada y marcan ejes para distribuir espacios en el diseño de un jardín.

En la antigüedad, las pérgolas se construían como soporte para especies frutales, sin embargo desde el Renacimiento han evolucionado en estructuras ornamentales de jardín orientadas a proporcionar sombra. Hoy, las podemos fabricar a medida o bien comprarlas listas, convirtiéndolas en una de las maneras más atractivas de decorar un jardín y perfectas para evitar las miradas indiscretas de los vecinos.

A la hora de elegir el diseño de la pérgola debemos tomar en cuenta la finalidad que tendrá. Si la usaremos como un espacio de estar o circulación, como un elemento estético, o si le daremos ambos usos. La primera etapa es seleccionar la ubicación que tendrá en el jardín; se puede montar como un cobertizo adosado a la casa o bien situarla de manera independiente en algún punto del jardín.

En cuanto a la materialidad de la estructura principal podemos distinguir tres distintas. Las pérgolas de PVC, que generalmente se venden en diseños bastante minimalistas, tienen alta durabilidad y resistencia, se adaptan bien al entorno y no requieren mayor mantención, más que limpieza. Las pérgolas metálicas, más modernas, en aluminio, acero o las más tradicionales en fierro forjado; son altamente resistentes aunque requieren cierta mantención. Por último, las pérgolas de madera, son muy fáciles de instalar y se integran muy bien a casi todo tipo de jardines, pero son las que requieren de mayor cuidado y mantención.

 

Revisemos algunas alternativas de especies que funcionan bien en cualquiera de los tipos de pérgolas que acabamos de revisar:

  1. Rosal trepador

  1. Clematis

  1. Lonicera

  1. Pasiflora

  1. Jazmín

  1. Vid

  1. Flor de la pluma

  1. Bignonia

  1. Buganvileas

  1. Kiwi

Lograr un espacio de sombra con una pérgola es una linda alternativa para generar un refugio en los días de calor venideros. Eso sí, ojo si te gusta mucho hacer asados, porque hacer parrilladas bajo una pérgola puede dañar gravemente tus trepadoras. ¿Ya has elegido el estilo que va mejor con tu jardín? Consúltanos las dudas que puedas tener.

2 comentarios

  • jm

    hola consulta cual es el cuidado de la buganvilia y el jazmín soy de la octava región y caen mucas heladas en invierno .

    • Isamar Hernández

      Hola JM. Ambas plantas que consultas son resistentes y de poco cuidado. Si las heladas las queman vuelven a brotar con fuerza llegada la primavera.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *