familias de plantas

MALAMADRE

Imagen-interior

La mala madre es una planta de interior bastante común en los hogares, es de muy fácil cuidado y se adapta a espacios sombríos y de semisombra. Ideal para principiantes, es resistente a la sequía y no es exigente en suelos. Crece muy rápido, se autopropaga a través de hijuelos, tiene un aspecto desordenado, sus hojas son bicolores, verdes y blancas, y sus flores blancas y pequeñas. Puedes cultivarla en el exterior en semisombra si no hay heladas. Realmente es una planta muy agradecida, flexible y versátil que vale la pena tener en nuestro hogar.

Nombre científico: Chlorophytum comosum ‘Variegatum’

Nombre común: Mala madre, lazos de amor, cinta.

Familia: Liliaceae

Origen: Sudáfrica

Exposición solar: Se cultiva en semisombra y sombra, adaptándose muy bien a espacios de muy poca luz o a lugares muy iluminados, siempre que no le llegue nunca sol directo. La ausencia de luz hace que pierda la línea blanca del centro de las hojas.

Tipo de hoja: Perenne.

Velocidad de crecimiento: Crecimiento rápido. Se reproduce por estolones, de ahí su nombre, porque genera muchos hijos que forman nuevas plantas.

Floración: Flores blancas que salen como varas, se mimetizan un poco con el follaje.

Características ornamentales: Es una planta que crece como roseta, su follaje es un poco desordenado, con hojas largas y caedizas, sus hojas son verdes con una línea banca en el centro. Flores blancas.

Resistencia a las heladas: Resiste hasta -2°C por periodos cortos, si se protege bien se puede incluso cultivar en exterior a semisombra o sombra. Es una planta muy versátil. Se adapta tanto en exterior como interior.

Uso paisajista: Como planta de interior, destaca por su follaje alocado. Puedes ponerla en una maceta o usarla como arbusto en el exterior si no hay heladas. Úsala en espacios con menos luz. Esta planta es maravillosa ya que se adapta a variadas situaciones.

Tipo de suelo: No es exigente en suelos, recomendamos siempre preparar un suelo fértil y bien drenado. Debemos buscar un macetero grande, de unos 30x30x30 cm como mínimo para dar bastante suelo y permitir que alcance mayor tamaño.

Si el sustrato quieres prepararlo tú misma puedes usar, tierra vegetal o de jardín 30%, compost 50%, y arena de lampa 20%.

Riego: No le gusta el exceso de agua, es recomendable dejar secar levemente el sustrato entre cada riego para encontrar la regularidad necesaria para la planta. Es una planta que tolera bastante bien la sequía, ya que junta agua en las raíces. Riega 2 veces por semana durante el verano y 1 en invierno.

Manejo

Fertilización: Usa un producto que estimule el verde de las hojas cada 15 días durante primavera y verano.

Abonos: Abonar con compost, durante todos los meses del año.

Poda: Se deben podar siempre las flores marchitas, hojas amarillas, enfermas y/o muertas. También podaremos sobre la yema en caso de que la planta pierda forma y se desordene.

Trasplante: Crece tan rápido que puedes transplantarla dos veces al año, en otoño y primavera.

Propagación:

– Estolones: Esta planta se reproduce por estolones, la planta tira hijuelos, es decir, una planta en miniatura en la punta de una liana y estos echan raíz en la tierra. Es un auto reproducción. También puedes poner los hijuelos en un macetero aparte con arena gruesa hasta esperar que enraícen para cortarlos y plantarlos en otro lugar.

Plagas y enfermedades: Se ve afectada principalmente por insectos como el pulgón, la cochinilla y la arañita roja. Para curar estas plagas debes aplicar insecticidas.

– Hojas lacias: Falta de humedad, exceso de calor.

– Hojas amarillas: Exceso de riego.

– Caída de hojas: Puede deberse al exceso de calor.

– Pérdida de color: Falta de luz.

– Bordes o puntas cafés: Sequedad ambiental o contacto de las hojas con superficies, ventanas, muebles, etc.

SKU

2 comentarios

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *