familias de plantas

LAS ORQUÍDEAS

DESCRIPCIÓN:

Las Phalaenopsis es la segunda familia más popular de orquídeas, su nombre significa phalaena= mariposa y opsis = parecido. Estas orquídeas pueden alcanzar unos 50 cm. de alto con la vara floral, sus hojas son grandes en roseta basal. Al momento de elegir tu orquídea no solo fíjate en las hojas y flores, sino también en las raíces, estas deben estar de un color verde intenso, sin puntas marrón.

Las orquídeas son un excelente regalo de navidad, un gran detalle, y sin duda una hermosa flor, ¡debes tenerla en tu hogar!

Origen: Asia tropical, Australia, Filipinas y algunas regiones de África.

Exposición solar: Debemos criar nuestra orquídea como planta de interior, ubicándola en un espacio bien iluminado, sin que le llegue sol directo. Debe estar además protegida del viento, ambientes cerrados, ahogados con contaminación de cigarros, etc.

Tipo de hoja: Herbácea caduca.

Velocidad de crecimiento: Rápido.

Floración: Las flores son grandes, en promedio 10 cm., los pétalos son gruesos, erguidos y de diversos colores, que van desde el blanco a una amplia gama de tonos rosas y violetas. Florece en primavera y verano, floración larga.

Características ornamentales: La flor de la orquídea y su aroma la hacen altamente estética y ornamental, es una especie muy particular, elegante, ideal para lucir en tu hogar.

Resistencia a las heladas: No resiste heladas, su temperatura ideal borde los 23-24 °C, tolera temperaturas mayores incluso a 30 °C con buena humedad. SI se expone a temperatura baja no debe ser menor a 13 °C.

Uso paisajista: Es ideal para usar al interior del hogar como centro de mesa o para decorar cualquier espacio, la belleza de las orquídeas llenará por completo el espacio.

Tipo de suelo: Las orquídeas son epifitas, esto quiere decir que no necesitan estar en tierra, les gusta tener un suelo muy liviano, etéreo y que filtre bien el agua, pues las orquídeas no resisten encharcamiento, donde podemos usar cortezas de árboles o musgo sphagnum para evitar este efecto. Este último es un sustrato ideal para las orquídeas.

Riego: Se debe mantener el musgo húmedo sin encharcar, ya que pueden aflorar hongos. En invierno cuando la planta esté en reposo debemos disminuir el riego a la mitad. Humedecer el ambiente cuanto la temperatura supere los 28 °C.

 

MANEJO:

Fertilización: Usa un producto cada 15 días durante el período de floración.

Abonos: Abonaremos agregando más sustrato para orquídeas, no es necesario aplicar compost, tierra de hojas u otro tipo de tierra.

Poda: Una vez terminada la floración existen 2 alternativas:

– Podar la vara florar desde la base, ya que si esta rebrota siempre dará flores más grandes y en mayor cantidad.

– Dejar que la planta elija qué hacer con su propia vara floral, por lo tanto no la cortamos, y esperamos a ver si se seca o que rebrote.

Trasplante: El trasplante se recomienda en momento de reposo, jamás en plena floración, y se debe hacer solo si el sustrato está infectado con hongos o insectos. Las orquídeas resisten tener las raíces a la vista por lo que puedes tenerla en una pecera o florero de vidrio transparente.

Propagación: Las orquídeas se multiplican por semillas microscópicas, para lo cual necesitas de alta tecnología, sobre todo por los keikis. Estos keikis son copias exactas de la planta madre que se ubican en la vara floral. Los keikis son un proceso que se puede estimular en la planta. Esta nueva planta creará en la vara floral raíces, y cuando estas tengan 4 cm. de largo podemos separarla de la planta madre y plantarla en otro lugar.

Plagas y enfermedades:

Debemos tener cuidado con:

Hongos, debemos evitar encharcar. Usar fungicida.

– Bacterias, podemos usar canela en polvo.

Cochinillas, minadores, aplicar insecticida específico.

Y ahora que ya sabes todo lo necesario de las orquídeas, ¡qué esperas para tener la tuya en tu hogar!

 

4 comentarios

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *