familias de plantas

CULTIVO DE CLIVIA

Nos preparamos para la llegada de la primavera y siempre será conveniente tener en cuenta aquellas plantas decorativas con la Clivia, que nos aportan la alegría necesaria para recibir y vivir la estación del año a concho.

La Clivia es una planta herbácea de raíces y hojas carnosas. Sus hojas alargadas tienen un de volumen de 50 cm de diámetro que caen en roseta desde el centro de esta. Sus flores de color naranjo, miden unos 10 cm y van creciendo desde la punta de una vara floral. Es una hermosa planta para usar en el interior del hogar, es de fácil cuidado, necesita poco riego y es ideal para macetas de tamaño pequeño. ¡Seguro es lo que necesitas en casa!

Nombre científico: Clivia miniata

Nombre común: Clivia

Familia: Amaryllidaceae

Origen: Sudáfrica

Exposición solar: Es una planta que necesita mucha luz, pero nunca sol directo. Por eso siempre debes tenerla a la sombra en interior o exterior. Tolera climas secos, pero no soporta la calefacción.

Tipo de hoja: Perennes.

Velocidad de crecimiento: Crecimiento rápido.

Floración: Florece desde fines del invierno hasta mediados del verano. Tiene un ramillete de flores grandes anaranjadas, que aparecen en la punta de una vara floral.

Características ornamentales: Su principal característica es la hermosa floración presente con abundancia y durable en el tiempo, atípico en plantas de interior.

Resistencia a las heladas: Esta planta no resiste las heladas, por eso en Chile la cultivamos como planta de interior. Resiste bien hasta 7 °C, pero lo pierde cuando se ve expuesta a 2 °C.

Uso paisajista: Es ideal para cultivarla en una maceta al interior de tu casa porque aporta alegría e luz a cualquier espacio. Puedes usarla como centro de mesa, como parte de la decoración de tu arrimo o donde tu quieras, pero debes considerar que es una planta que tiene un volumen de 50 cm de alto y ancho.

Tipo de suelo: Le gustan los suelos contenidos y florece mejor en macetas pequeñas. Necesita un suelo rico en materia orgánica, con buen drenaje y aireación; pues no soporta el encharcamiento en las raíces. Si el sustrato quieres prepararlo tú, puedes usar tierra vegetal o de jardín 60%, compost 20%, y arena de lampa 20%.

En caso de que plantes tu rosa en maceta, te recomendamos usar el sustrato para macetas. Elige una maceta de tamaño mediano, de unos 35 m de diámetro y profundidad para que pueda alcanzar un buen tamaño.

Riego: Necesita riegos regulares y cortos, que no encharquen el suelo. Esta planta tiene hojas carnosas que guardan reservas de humedad. Durante la floración riega una vez a la semana y en invierno distanciar a 1 vez cada 2 o 3 semanas.

 

Manejo

Fertilización: Usa un producto cada 15 días durante el período de floración.

Abonos: No necesitas abonar todos los meses. Ideal si lo haces con compost, especialmente en las plantas en maceta.

Limpieza: Se recomienda remover el polvo con un paño húmedo, nunca uses abrillantadores.

Poda: Debemos cortar las flores cuando se marchiten, evitando que la planta produzca frutos, ya que aunque son decorativos y desgastan mucho a la planta.

Trasplante: El primer trasplante recomendado para esta planta se realiza al año de edad, desde el almácigo a una maceta pequeña de 10 cm. Luego al año siguiente, a una maceta de 4 cm y así sucesivamente. Recuerda que esta planta siempre prefiere macetas pequeñas y está recomendado hacer sus trasplantes en primavera.

 

Propagación:

  • División de matas: Esta planta genera retoños laterales, porque al lado de la madre nacen nuevas plantas que tienen entre 4 a 5 hojas. Estos los podemos tomar para reproducción en primavera, una vez terminada la floración.

 

  • Semillas: Para esto, debes hacer madurar alguna de las flores. Este tipo de reproducción tiene floración más tardía que la división de matas. Una vez maduras las semillas debemos plantarlas, pues pierden rápidamente su poder germinativo. Debemos mantener la siembra en un ambiente de 20 °C, húmedo y a la luz. La germinación tarda 1- 1,5 meses.

 

Plagas y enfermedades:

Los brotes nuevos son susceptibles a plagas por sus tejidos tiernos, siendo común ver en ellos la cochinilla algodonosa. Para atacar esta plaga usamos un insecticida común.

En cuanto a enfermedades, lo más frecuente es la infección por hongos que son provocados por exceso de humedad. En este tipo de enfermedad es común ver Roya o Colletotrichum cliviae, que es un hongo específico de esa especie y que puede ser atacado con un fungicida, intentando dar con el riego exacto, para ayudar la resistencia de la planta.

Con todas estas precausiones, la vida de la Clivia debería prolongarse por más tiempo y su crecimiento darse de forma normal. Cuida tus plantas y ellas darán su mejor espectáculo de color y belleza.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *