familias de plantas

CUIDADOS DE ANTURIO

Esta planta de origen tropical es muy codiciada por los aficionados al jardín y se comporta muy bien en interiores. Su característica más preciada son sus flores rojas y carnosas. Es originaria de América del Sur y América Central, su nombre científico es Anthurium andreanum y comúnmente la llaman Anturio o Lirio flamingo. ¿Te gustaría saber cómo cuidarla?

 

¿Dónde ubicarla?

El rango de temperatura ideal es entre los 21 y 27 grados Celsius. Durante el invierno no debiese bajar de los 15º C. No resiste heladas. En cuanto a sustrato usaremos una mezcla de 50% tierra ácida, 30% compost y 20% perlita u otro agente que propicie buen drenaje. Durante todo el año agradecerá que la rociemos con agua para mantener un ambiente húmedo. La ubicaremos en un lugar luminoso, pero nunca al sol directo.

 

¿Cómo regarla?

Debemos regarla abundantemente, de tal manera que la tierra esté siempre húmeda, pero recuerda considerar que la maceta tenga un hoyo en la base por donde escurrir el exceso de agua. Una buena manera de mantener la humedad ambiental que necesita es posando la maceta sobre un plato con piedras y agua, si no bastará con rociarla regularmente.

 

¿Cómo fertilizarla?

Debemos abonar con fertilizante líquido desde la primavera hasta el otoño, aplicando la dosis correspondiente cada 2 semanas. Durante el invierno no abonaremos.

 

¿Cómo podarla?

No es necesario podarla, solo elimina ramas secas.

 

¿Cómo multiplicarla?

El Anturio se multiplica por división de plantas, durante la primavera y verano. Para plantar las nuevas plantas usaremos la misma mezcla descrita anteriormente.

 

¿Sufre de plagas y enfermedades?

Las plagas más comunes que la pueden llegar a afectar son pulgón y chanchito blanco, para lo cual aplicaremos un insecticida. En algunos casos puede haber ataque de arañita, para lo cual usaremos un acaricida.

¿Te parece el Anturio una buena adición a tu colección? Recuerda que es una planta que se comporta mucho mejor en interiores ya que es ahí donde podemos controlar mejor la alta humedad que requiere, y jamás la ubiques al sol directo. ¿Te quedan dudas? Escríbenos para poder orientarte mejor.

2 comentarios

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *