ideas

CULTIVO DE JENGIBRE POR RAÍZ

El Jengibre es una planta herbácea anual con raíz, que se usa más comúnmente para el consumo humano. En el último tiempo se ha descubierto una cantidad de propiedades medicinales increíbles, como por ejemplo: Antinflamatorias, controla las náuseas, reduce el dolor de cabeza, mejora problemas digestivos y fortalece el sistema inmune.

El Jengibre es de fácil cultivo, podemos tenerlo al interior de nuestras casas ya que no requiere de mucha luz. Se puede cultivar en maceta y solo necesitas un contenedor amplio ya que el jengibre se expande a nivel de raíz.

Tipo de suelo:

El jengibre necesita una tierra esponjosa, bien nutrida y con buen drenaje.

60% Compost – Aporte de nutrientes y mayor estructura.

30% Turba – Aporte de nutrientes y esponjosidad.

10% perlita – Aporte porosidad y drenaje.

También puedes usar la mezcla lista para huerta.

Sol: Necesita poca luz, no debe recibir sol directo ya que daña a la planta.

Heladas: El jengibre no resiste heladas, por lo mismo podemos cultivarla como planta de interior y su cultivo se hace a fines de invierno o inicios de primavera. No debe estar a una temperatura menor de 10 °C. En el proceso inicial de cultivo su ideal es una temperatura que oscile entre los 20 °C.

Riego: Se debe mantener la tierra siempre ligeramente húmeda. Podemos regar cada 3 o 4 días de forma abundante sin encharcar. El jengibre no resiste para nada la sequía, por lo que es importante mantener la humedad.

Siembra y cosecha

Para la siembra necesitamos una raíz de jengibre. Podemos comprar una que ya venga con brotes o hacer nosotros que aparezcan los brotes. Para esto ponemos a remojar las raíces por 4 horas más o menos y luego las guardamos en un plástico, húmedas sin gotear durante 2 semanas. La bolsa la envolvemos en una tela para mantener la oscuridad, y pasado este tiempo verás que han aparecido nuevos brotes.

Es importante que escojamos raíces turgentes, firmes, sanas, que no tengan hongos, y que el tejido no esté arrugado ni blando.

Una vez que tenemos nuestras raíces con brotes, las plantamos en nuestra maceta con la enmienda lista. Las sembraremos a 5 cm. con los brotes siempre hacia arriba. Si vemos que una raíz tiene más de un brote podemos separar esta raíz cortándola.

La cosecha se debe realizar a partir de los 4 meses de plantado; en este tiempo aún está inmaduro, pero se puede comer de todas formas, a pesar de que tiene un sabor menos intenso. Para cosechar debes simplemente desenterrar y cortar.

A los 10 meses del cultivo -iniciado el invierno- verás que la planta comienza a secarse, ya dijimos que es una planta anual por lo que es normal que el follaje con las heladas desaparezca, amarillee y se seque. Esto es un indicio de que los jengibres ya están listos y maduros para comer con un sabor más intenso. Para que el follaje se seque debemos sacar la huerta al exterior, en cultivo interior el follaje podría seguir vivo. Si elegimos la opción de hacer secar el follaje, lo cortamos a ras y cosechamos nuestros jengibres.

Una vez que has cosechado, ya puedes volver a sembrar. Elige los mejores brotes y no dejes que este ciclo del jengibre termine.

Plagas y enfermedades

El jengibre es muy resistente a enfermedades, solo se puede ver afectador por hongos o pudrición de raíces que controlamos con no regar en exceso. Recordemos que no es bueno aplicar fungicidas en cultivos que vamos a consumir.

Estamos seguros que te encantará el cultivo de jengibre, no te tardes y comienza ya, porque estamos en la época perfecta.

2 comentarios

  • ligkoyam

    como es el cidado del musgo?porque yo tengo uno y esta creciendo bien y fornido pero tal vez nesecite podarse cada cierto tiempo

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *